Seleccionar página

MOSCÚ Una luz estroboscópica parpadea en una habitación a oscuras mientras una cámara temblorosa se cierne sobre Nadezhda Tolokonnikova, miembro de la banda de punk rusa Pussy Riot. Detrás de ella, una multitud de jóvenes parcialmente vestidos, algunos con aspecto de vampiros, forman un mosh pit ondulante.

Una rata me susurró en el metro: hereje / en la [comisaría] de policía me estamparon hereje en el pasaporte, la porra policial en mis costillas se estaba poniendo más fuerte y te enfada, canta Tolokonnikova en ruso.

Explorar

Explorar

motín de gatitos

Vea los últimos videos, gráficos y noticias

Vea los últimos videos, gráficos y noticias

Así comienza RAGE, el inquietante video de las Pussy Riot que las autoridades rusas intentaron sabotear. La banda, un colectivo suelto de artistas femeninas que van de tres a 11 miembros, que se sabe que está orientada a una causa, la lanzó el lunes cuando estallaron protestas masivas en toda Rusia en apoyo de Alexei Navalny, un líder de la oposición encarcelado y crítico destacado del presidente Vladimir Putin. .

Relacionado

Integrantes de las Pussy Riot arrestadas en Rusia tras protesta por la bandera LGBTQ

La ira es una emoción que el gobierno de Putin provoca en muchos rusos, le dice a Nosotros Tolokonnikova, miembro fundador de las Pussy Riots.

Filmado en febrero de 2020, RAGE, que dice en el video que era una oda a la película de terror de bajo presupuesto The Blair Witch Project , se planeó originalmente para lanzarse a finales de este año junto con el álbum de estudio debut de Pussy Riot.

Pero las manifestaciones masivas en apoyo de Navalny que los manifestantes organizaron en todo el país el 23 de enero, donde la policía detuvo a miles de personas, incluida Maria Alekhina, otra miembro fundadora de las Pussy Riot, llevaron a Tolokonnikova a publicar el video de inmediato.

Es nuestro deber colectivo ahora ejercer tanta presión sobre Putin como sea humanamente posible para obligarlo a liberar a todos los presos políticos, dice ella.

La filmación del video en el estudio Lenfilm de St. Petersburg contó con la participación de más de 200 activistas LGBTQ+, feministas y antiautoritarios. La policía interrumpió el rodaje poco después de que comenzara.

En lugar de 20 horas de filmación, logramos obtener solo una hora antes de que la policía cortara la electricidad en todo el edificio, recuerda Tolokonnikova. Fuimos acusados ??por la policía de propaganda gay.

Relacionado

Banco ruso relanza servicio de streaming como SberZvuk

La policía detuvo a Tolokonnikova ya otras 12 personas que participaban en el tiroteo, quienes pasaron cinco horas en una comisaría de San Petersburgo antes de ser liberadas.

Aunque la filmación de RAGE se arruinó esencialmente, Tolokonnikova dice que todavía pudo editar el video a partir de fragmentos filmados antes de la redada policial.

RAGE se trata de sentirse enemigo del estado y hereje en su propia patria, sobre el dolor y la depresión que puede causar, sobre las celdas de la cárcel y las porras policiales, y sobre todos nosotros finalmente negándonos a obedecer y expresando nuestra rabia, dice Tolokonnikova. Esperamos que RAGE inspire a la gente a protestar, a hacerse oír, a seguir exigiendo la liberación de Navalny y otros presos políticos y, finalmente, ahuyentar a Putin.

Durante muchos años, Pussy Riot ha trabajado en estrecha colaboración con Navalny. El líder de la oposición sobrevivió a un intento de envenenamiento el verano pasado y regresó a Rusia después de recibir tratamiento médico en Berlín, solo para ser detenido por la policía por presuntamente violar la libertad condicional en un caso judicial anterior en su contra. Tolokonnikova participó en la organización del transporte de Navalny a Berlín el verano pasado. Había entrado en coma después del envenenamiento.

Relacionado

Madonna afirma que fue multada con 1 millón de dólares por apoyar los derechos LGBTQ en Rusia

Éramos más o menos miembros de una gran familia de la oposición rusa, y siempre nos ayudamos unos a otros, dice Tolokonnikova. Es por eso que tomo los ataques a Alexei de manera muy personal, no es solo un tipo en las noticias para mí.

Una investigación independiente descubrió que agentes del FSB, el servicio secreto ruso, estuvieron involucrados en el intento de envenenamiento contra Navalny, pero las autoridades rusas lo han negado con vehemencia.

Actualmente, Alekhina está bajo arresto domiciliario por publicar y participar en la manifestación del 23 de enero. Se enfrenta a dos años de prisión.
Tolokonnikova también está en la lista de posibles sospechosos en una investigación por presunta incitación a protestas no autorizadas, mientras que otras dos integrantes de las Pussy Riot, Lucya Shtein y Viktoria Narakhsa, cumplen sentencias de 10 días por participar en las protestas.

En 2012, un juez de Moscú condenó a Tolokonnikova y Alekhina a dos años de prisión por organizar una oración punk anti-Putin en la catedral de Cristo Salvador de Moscú a principios de ese año (el delito: vandalismo impulsado por el odio religioso). Cumplieron la mayor parte de sus condenas y fueron liberados a fines de 2013.

Relacionado

El impulso ruso de Spotify apunta a un nuevo mercado con un potencial de crecimiento considerable

Mientras tanto, Tolokonnikova dice que cree firmemente que las manifestaciones nacionales y la presión internacional podrían hacer que Putin retroceda y libere a Navalny, quien recibió sentencias suspendidas por malversación de fondos en 2013 y 2014, casos que se consideran ampliamente motivados políticamente.

Después de que las autoridades encarcelaran a Navalny en 2013, decenas de miles de personas salieron a las calles y se negaron a irse hasta que lo liberaran. Un día después, Navalny fue liberado.

La presión interna e internacional ayuda increíblemente, dice Tolokonnikova.

Video: