Seleccionar página

Enero fue significativo para The Supremes. Fue el 21 de enero de 1961 que el grupo, entonces un cuarteto de jóvenes de 15 años de Detroit llamado The Primettes, firmó con Motown Records de Berry Gordy Jr., encaminándolo hacia el estrellato.

Y fue el 14 de enero de 1970 que el grupo, entonces un trío anunciado como Diana Ross & the Supremes (menos Florence Ballard, quien fue reemplazada por Cindy Birdsong en 1967 después de luchar contra el alcoholismo) realizó un espectáculo final en el Frontier Hotel. en Las Vegas

Explorar

Vea los últimos videos, gráficos y noticias

diana ross

maría wilson

las supremas

Vea los últimos videos, gráficos y noticias

Nos sentábamos afuera de Motown todos los días hasta que uno de los productores salió y dijo: ¿Sabes qué? Necesitamos algunos aplausos de fondo, recuerda Supreme Mary Wilson, de 76 años, de los primeros días. Cuando Gordy vio lo serios que eran, los firmó: Nuestros padres tuvieron que firmar el contrato porque éramos menores de edad. Luego les hizo cambiar su nombre (para que él pudiera poseer los derechos). Lanzaron algunas opciones en un sombrero y Ballard sacó The Supremes.

En Artist Development, Maxine Powell, que dirigía una agencia de modelos en Detroit, les enseñó aplomo y elegancia; movimientos de Cholly Atkins, quien también coreografió a sus compañeros de sello The Temptations; y armonías de Maurice King, director musical del legendario Flame Showbar de Detroit. El ambiente en Motown era competitivo pero solidario, porque Motown era mágico. Todo el mundo tenía talento, dice Wilson. El grupo fue eclipsado por actos como The Marvelettes, pero todo eso cambió en 1964-65, cuando anotaron cinco éxitos consecutivos en el No. 1, incluidos Baby Love y Stop! En el nombre del amor.

Dice Wilson: La Ley de Derechos Civiles se aprobó entonces. Nos convertimos en divas y ciudadanas en el mismo año. La despedida de Las Vegas, que dio paso a que Ross se embarcara en una carrera en solitario, fue realmente triste, recuerda Wilson, que se quedó en el acto. Mis dos mejores amigos ya no estarían allí. En cuanto a una reunión de concierto con Ross, dice Wilson, Pongámoslo de esta manera: realmente depende de Diana.

Wilson recordó extensamente recientemente con The Hollywood Reporter sobre el supergrupo original de chicas.

Relacionado

Barbara Martin, miembro original de The Supremes, muere a los 76 años

THR: Háblame de los inicios de The Supremes.

Mary Wilson: Era enero de 1961 y éramos The Primettes. Todavía no éramos The Supremes. Habíamos ido a una audición en Motown antes de esa firma. Y el Sr. Berry Gordy nos rechazó. Éramos bastante jóvenes, unos 15 años y medio. Y salimos y grabamos con otra compañía llamada Lu Pine.

Pero muy pronto nos dimos cuenta de que Motown Records era la compañía discográfica a la que queríamos unirnos. Y todavía estábamos en la escuela secundaria. Estábamos escuchando a Smokey Robinson and the Miracles, Marv Johnson, Mary Wells en la radio, y dijimos, Ahí es donde queremos estar. Así que nos sentamos en los terrenos de Motown, en las afueras de Hitsville, todos los días hasta que muy pronto uno de los productores salió y dijo: Necesitamos algunos aplausos de fondo. Así es como llegamos a Motown. Y el Sr. Berry Gordy decidió seguir adelante y firmarnos porque dijo que íbamos muy en serio. Todavía teníamos 16 años y nuestros padres tuvieron que firmar el contrato porque éramos menores de edad. No teníamos representación legal, porque estábamos muy felices de estar allí.

¿Berry Gordy te ayudó a terminar la escuela Motown?

Eso fue todo más tarde. Cuando estábamos en Motown, fuimos uno de los últimos grupos en conseguir un disco de éxito. Las Marvelettes obtuvieron el primer récord de éxitos número uno. Y allí venían todo tipo de grupos femeninos Martha y las Vandellas. Estábamos felices de estar cantando; no estábamos pensando en discos de éxito. Pero muy pronto nos dimos cuenta. Wow, esto no es solo un pasatiempo. Esto podría ser una carrera. Y así, empezamos a pensar en grabar un disco de éxito.

La compañía comenzó a crecer y crecer, y muy pronto muchos artistas negros mayores que habían estado, ya sabes, cantando durante años, supongo que vinieron a Motown y todos formaron este grupo llamado Artist Development. Personas como Harvey Fuqua de The Moonglows, Maurice King, todas estas personas entraron. Entonces, tenían tanto talento que alguien planteó la idea de que fueran tutores o mentores de todos los artistas. El Sr. Berry Gordy y su gente fueron lo suficientemente inteligentes como para darse cuenta, OK, enviaremos a cada uno de los otros grupos a esta clase llamada Desarrollo de Artistas.

Ahí es donde conocimos a la Sra. Powell, quien se convirtió en nuestra mentora. El Sr. Cholly Atkins fue el coreógrafo y enseñó a todos los grupos. Y Maurice King nos enseñó armonías y cosas así. Él era uno de los tipos famosos en Flame Showbar, quizás hayas oído hablar de eso en Detroit, donde gente como Ella Fitzgerald, Nat King Cole, quiero decir, todos venían a tocar.

Relacionado

Mary Wilson habla sobre el nuevo libro 'Supreme Glamour', Finding The Supremes' Gowns Around the World y 'DWTS'

¿Cómo era Berry Gordy?

Tenía este sueño de iniciar una compañía discográfica y su familia lo ayudó. Había sido boxeador, tenía una tienda de discos. Su familia era una de las familias negras que tenían más relaciones familiares comerciales. Entonces, trajo ese aspecto a la compañía discográfica. Él fue maravilloso. Jugaba a las cartas con todos los escritores, ya sabes, los productores. Recuerdo cuando Marvin Gaye se estaba metiendo en el fútbol. Todos los grupos masculinos eran parte de todo eso, y Berry estaba allí con ellos. La gente le da todo el crédito a Berry, pero fue una de esas cosas en las que todos los que vinieron allí tenían su propio talento. Y por lo tanto, era más un tipo de organización colaborativa.

¿Sientes que te dio un contrato justo?

En el pasado, si hablas de muchos de los actos de los años 40, 50 y 60, no tenían contratos justos. Ya sabes, o lo tomas o no lo haces. Así que era ese tipo de cosas. Pero luché contra ellos y sé que la gente me odiaba por eso porque defendí lo que sentía, moralmente, debería ser nuestro. Es como si estuvieras luchando por ti. Sabes, eres el único que va a estar en ese ataúd, así que tienes que luchar por lo que crees.

Esa es una buena manera de decirlo.

Quiero decir, es realmente cierto. Estaba mirando las noticias, ya sabes, gente que defiende lo que cree, bien o mal, ¿sabes a lo que me refiero? Entonces, eso es lo que hace grande a Estados Unidos.

Relacionado

Reedición de 'The Supremes A' Go-Go': Mary Wilson, Lamont Dozier miran hacia atrás en el grupo de chicas Landmark

¿Cómo cambió la fama para el grupo?

Motown era una de esas cosas en las que quienquiera que tuviera el récord de éxitos estaba en la cima del tótem, digámoslo de esa manera. Estuvimos en el fondo durante muchos años, pero en el momento en que conseguimos un récord de éxitos, por supuesto, subimos hasta la cima. Todo se trataba de The Supremes. Antes de eso todo se trataba de Marvelettes. Siempre digo que debido a que la Ley de Derechos Civiles se aprobó el mismo año que obtuvimos nuestro primer disco, 1964, nos convertimos en divas y ciudadanas en el mismo año.

¿Te quedó bien el divadom?

Porque todos nuestros padres eran pobres, y sus padres habían sido esclavos, y cosas así, entonces nos criaron sabiendo que éramos negros y que teníamos que ser lo mejor que podíamos ser. Recuerdo que los padres de todos probablemente dijeron: Cuando sales por esta puerta, estás representando a los negros. Así que siempre fuimos así, pero cuando empezamos a viajar por el mundo no éramos solo negros. Éramos seres humanos. Éramos respetados. Fuimos amados. No éramos amados aquí en los Estados Unidos.

Sabíamos que habíamos hecho algo realmente increíble. Hubo personas que estuvieron antes que nosotros, Sammy Davis, Lena Horne, esas personas fueron realmente geniales. Pero tuvimos la llegada de la televisión. Creo que la televisión realmente nos ayudó en los años 60 a volvernos muy famosos, porque ahora éramos, ya sabes, la gente podía vernos en todo Estados Unidos y ver a los negros bajo una luz diferente.

¿Qué pasó realmente con Florence Ballard dejando el grupo?

La historia de Florencia fue muy triste. Y es una de esas historias estadounidenses, especialmente para los negros, especialmente para las mujeres, que hubo un momento en que sucedieron ciertas cosas, especialmente el abuso, a personas de las que no hablaban. Y a una edad muy temprana, todavía éramos las Primettes, creo que teníamos como 14 años, Florence fue abusada por un chico del vecindario y eso la destruyó por completo.

Quiero decir, ella era como una de esas grandes mujeres negras que era orgullosa, realmente fuerte, hermosa y todo eso, pero eso la destruyó por completo. Cuando nos hicimos famosos, pensé que ella lo superaría, porque la gente piensa: Bueno, cuando te vuelves rico y famoso y todo eso, todos tus problemas desaparecen. Bueno, eso no es cierto. Y nunca recibió ayuda porque la gente no trató de ayudarla. Hoy todo el mundo dice, voy a ir a mi terapeuta a las 4 en punto. Sabes, en ese entonces, primero éramos pobres, no podíamos pagar eso, sabes, y luego sus padres lo ocultaron. Cuando Florence finalmente nos lo contó a mí ya Diana, quiero decir, no podía creer que eso le hubiera pasado a ella.

Cuando nos hicimos famosos, pensé que se había olvidado. Ella nunca lo hizo. Entonces, cada vez que algo malo sucediera, esto la lastimaría aún más. Muy pronto ella realmente comenzó a autodestruirse y tuvo que ser expulsada del grupo. Entonces, eso es algo de lo que le pasó a ella. Y, también es el momento en que descubrimos que no teníamos el nombre The Supremes porque después de que la sacaron, no podía usar el nombre The Supremes.

En ese momento, ¿cómo eran las relaciones en el grupo?

Bueno, Florence se molestó y fue muy duro para mí. Te diré por qué: porque en primer lugar, mis dos queridos amigos que se habían atrevido a soñar ya no estaban en el grupo. Diana se iba, Florencia ya había sido apagada, así que yo era el único en el grupo. Yo era el único Supremo. Estuve en el grupo con Diana Ross el año pasado, actuando con ella en todo el mundo, y eso fue bastante triste porque trajimos a Cindy Birdsong. Luego, cuando el grupo se disolvió, fue muy triste para mí. Jean Terrell se unió y tuvimos la actuación de despedida en Las Vegas, en el Frontier Hotel, y tuve una nueva esperanza. Pude atreverme a soñar de nuevo, porque ahora sabía que podíamos seguir. Jean es un cantante tremendo. Y así, continuamos. Entonces, esa actuación fue agridulce, digámoslo de esa manera.

Recuerdo hablar con Paul McCartney sobre su grupo, porque cuando Diana se fue él y yo hablamos un tiempo en Inglaterra. Y me preguntaba, ¿Por qué se fue Diana? Y yo digo, Bueno, ella quería continuar. Y poco después de eso, su grupo se disolvió. Creo que muchos de nosotros en los 70 estábamos pasando por ese período de no saber qué iba a pasar. Fue uno de esos períodos en los que el mundo estaba cambiando. Entonces empezó a llegar la música disco, todo cambió. Entonces, me estaba aferrando a lo que amaba hacer. Y todavía me encanta actuar y cantar. Entonces, me estaba aferrando a eso tratando de salvarme. No pude hacerme cargo del grupo porque no era el cantante principal en ese momento. Había dejado de crecer en términos de eso en ese momento. Entonces, fue un período aterrador, digamos eso.

Casi te reuniste con Diana Ross en 2000.

Bueno, sí. Quiero decir, se habló. Todo el mundo ha estado diciendo que desde los años 60, ya sabes, deberíamos [reunirnos], porque eso es lo que están haciendo los grupos en estos días: volver a estar juntos. Entonces, sí, eso estaba dando vueltas y supongo que muy pronto alguien convenció a Diana para que lo hiciera. No dependía de mí. Dependía más de Diana. Ella tenía más poder que yo. Lo que sucedió fue que las negociaciones fracasaron cuando vinieron a mí y no querían pagarme adecuadamente por ser uno de los miembros fundadores. Y entonces consiguieron que algunas de las otras chicas que había usado en los años 70 fueran parte de eso. Pero no fue un reencuentro.

¿Crees que eso acabó con la posibilidad de un reencuentro con Diana?

Bueno, digámoslo de esta manera: realmente depende de Diana. No creo que ella quiera hacer eso. No tiene sentido a menos que se reúnan amorosamente. O al menos tener un entendimiento. Puede ser un entendimiento, eso está bien. Pero no creo que ella quiera. Por lo tanto, sigo con mi vida. Lo miro así, especialmente con esta pandemia: quién sabe cuándo puede llegar el final. Y a los 76 años y medio no me voy a quedar sentado esperando algo. Como decía mi madre, no llores sobre la leche derramada. Tengo mucho por lo que vivir ahora y ser feliz.

Este artículo apareció originalmente en THR.com.

Video: