Seleccionar página

Hace doce años, Ashley McBryde se mudó a Nashville con la esperanza de complementar sus escasos ingresos de tocar en bares con un contrato editorial. Tocando los martes por la noche, de 6 a 8, solo cerveza pagada a mitad de precio. Y mi camión no funciona con cerveza, bromea.

Explorar

Explorar

ashley mcbryde

Vea los últimos videos, gráficos y noticias

Vea los últimos videos, gráficos y noticias

Hablando por teléfono hoy desde Des Moines, Iowa, acaba de salir de un concierto de un tipo muy diferente: como telonera de Miranda Lambert como invitada especial en su espectáculo en el estadio Wells Fargo Center. Desde los días de McBrydes buscando dinero para la gasolina, la corriente principal del país se ha vuelto cada vez más abierta (ver las incursiones de Florida Georgia Lines en EDM) y musculosa (ver los homenajes de Chris Stapleton al clásico Bob Seger) dejando la puerta abierta para los tatuados, con chaquetas de cuero. 34 años de edad que, a diferencia de la generación actual de mujeres jóvenes con tendencias pop de Nashville, dice que si bien no hay nada de malo en la música que es realmente fácil de escuchar y pegadiza, no debería estar escribiendo esas canciones.

Desde mayo de 2017, cuando fue destacada por primera vez en SiriusXMs The Highway, un canal conocido por su visión de futuro en el lanzamiento de nuevos artistas, McBryde ha estado deslumbrando a los oyentes con un sonido que ella describe como Bonnie Raitt y Loretta Lynn entrando en un pelea en un Waffle House. En la década de 1970, esto se habría considerado rock. Pero el formato de país es muy amplio ahora, dice McBryde. Stapleton fue una gran puerta de entrada para personas como yo. Eric Church derriba puertas donde quiera que va. (Church, de hecho, la invitó a subir al escenario con él en 2017). Su álbum debut, Girl Going Nowhere , que salió a la venta el 30 de marzo, yuxtapone su entrega de blues que recuerda a Susan Tedeschis y Patty Griffins y los riffs musculares de su banda con tropos tradicionales del country: honky- líneas de bajo tonk, odas a la vida rural, canciones trampa. ¿Sabes lo poco femenino que es para mí escribir una canción invitando a alguien a engañar a su cónyuge? dice MacBryde. Estoy muy decaído. ¡Sucede todo el tiempo y nadie habla de ello!

McBryde no siempre fue tan directo. Al crecer en una granja de ganado en Arkansas Ozarks, era increíblemente tímida y cuando era adolescente tuvo que obligarse a sí misma a unirse a las sesiones de improvisación de bluegrass. Si quería aprender, dice, tenía que pararme allí con esos viejos y preguntarles: ¿Cuál es ese acorde y cómo lo toco?

Relacionado

Ashley McBryde habla sobre las influencias y las historias reales detrás de su próximo álbum 'Girl Going'

Después de abandonar la universidad en 2006 para mudarse a Nashville y trabajar en una serie de trabajos ocasionales, incluido el gerente del Guitar Center y el pésimo servidor, McBryde consiguió un contrato de publicación con Song Factory, aunque ahora piensa que sus primeras canciones se adaptaron demasiado a la radio. En 2014, cuando no logró atraer el interés de las discográficas en su propio EP, decidió: A la mierda: solo voy a hacer lo que hago, y a la gente le gustará o no.

El fundador de Q Prime South, John Peets, que administra Church y The Black Keys, disfrutó de lo que escuchó en un video de McBryde interpretando uno de los cortes de su EP en (¿dónde más?) un bar. Me gustó su arrogancia, recuerda. Se podría decir que dominó a la gente de allí. Él la conectó con Jay Joyce, el guitarrista de rock convertido en un experto en producción que ha hecho una carrera inyectando la magia de la radio de los 70 en álbumes country, ya sea el toque de AC/DC en Churchs The Outsiders o las referencias de Fleetwood Mac en todo Little Big Towns Pain . asesino Junto con McBryde y su banda, grabó Girl Going Nowhere en solo dos días y medio. En una presentación en vivo posterior, las discográficas clamaron por ficharla. (Warner Music Nashville ganó).

Toma una postura para los desvalidos, pero como los desvalidos, dice McBryde, que estará de gira con Luke Combs hasta abril y sola durante el verano, del álbum. El sencillo principal A Little Dive Bar en Dahlonega, que actualmente ocupa el puesto 33 en la lista Billboards Country Airplay, es una balada más ligera, pero el resto del álbum va desde el homenaje a John Mellencamp (el Radioland estilo Jack y Diane) hasta el soul sureño ( Carretera Hogar Dulce). Tal como lo ve McBryde, el country convencional se ha abierto no solo a una variedad más amplia de sonidos y estilos, sino también a artistas femeninas como ella después de años en los que apenas podían salir al aire. Tuve la suerte de crecer en los años 90, cuando teníamos tantos artistas femeninos fuertes como artistas masculinos, dice ella. Ese es un mundo en el que me gustaría volver a vivir. Hay toda una nueva clase de chicas en camino que son solo potencias. Estamos sacando asientos adicionales en la mesa, y si no quieres sentarte a mi lado, baja.

Este artículo apareció originalmente en la edición del 31 de marzo de Billboard.

Video: