Seleccionar página

Fishers Losing It es más que un éxito de festival del que no puedes escapar, es una de las historias de éxito de la música dance más grandes de la década, y punto. Con un sonido que desafía las tácticas de crossover pop habituales, la pista de 2018 se convirtió en el éxito más improbable, lo que indica la evolución de las escenas de baile más amplias que se alejan del EDM principal y se acercan al house, el techno y el tech-house.

Entonces, ¿cómo esta melodía a todo volumen de un productor australiano poco conocido explotó de la escena tech-house a la fama viral? Vamos a averiguar.

El antes

A mediados de 2017, el ex surfista profesional Paul Fisher decidió dejar el dúo de DJs Cut Snake y emprender su propio camino.

Su misión simple, como se lo describió a la radio triple j de Australia, era hacer buena música tech-house que a los DJ de esa escena les encantaba tocar. En esa búsqueda, personificó el arquetipo del larrikin australiano: serio con la música, pero escandaloso en el escenario y en las redes sociales.

El jefe de Dirtybird, Claude VonStroke, fue uno de los primeros en convertirse a la arrogancia de Fisher, firmando el sencillo debut en solitario de los productores, Ya Kidding. Una melodía tech-house liderada por el bajo en el molde de Dirtybird, Ya Kidding alcanzó su objetivo previsto con DJs como Claptone y Erick Morillo. Sus seguimientos, Stop It y Ya Didnt, volaron Holy Ship! en enero de 2018 cuando el nombre de Fisher todavía estaba en letra pequeña.

Luego vino el vertiginoso Crowd Control, que lanzó la primera gran gira estadounidense de Fisher en la primavera de 2018. (También sería su última salida con Dirtybird).

A estas alturas, Fisher estaba unido al DJ y productor británico Chris Lake, quien sigue siendo un amigo cercano y compañero de entrenamiento hasta el día de hoy, con el dúo tocando sets B2B con regularidad. Lakey y yo somos muy unidos, le dice Fisher a Billboard Dance . Ambos eran muy diferentes: básicamente yo soy un pasivo y él es el abogado.

El Momento Coachella

A la mitad de su gira de control de multitudes, Fisher llegó a la carpa DoLab de Coachella para un espacio de 75 minutos antes que su amigo Lake. Era una tarde de sábado abrasadora, y las vibraciones eran perfectas, pensó Fisher, para revelar su arma secreta recientemente completada llamada Losing It.

No tenía dudas de que iba a causar algún daño, dice, solo necesitaba probarlo primero.

Estábamos en el escenario con [Fisher], y se dio la vuelta y simplemente dijo: Mira esto, recuerda el socio de Listen Up, James Mack, que dirige las relaciones públicas de los DJ. Sabiendo lo que teníamos, Fisher le pidió a un amigo que filmara la respuesta de la multitud y luego subió el video a Facebook. Se encendió en línea.

No he visto esa reacción de la primera reproducción de un disco en mucho tiempo, dice Mack.

El propio Fisher podría ver un gran futuro para su debut en DoLab: Losing It es audaz, es divertido, es en el momento en que es el galope hacia la guerra.

Fisher juega en Coachella 2019. Corey Wilson

Perderlo se vuelve legítimo

Básicamente, todos los DJ y sellos discográficos bajo el sol me llamaron por Losing It, recuerda Fisher sobre el brillo posterior a Coachella. Para el segundo fin de semana, se había mudado a la prestigiosa carpa de Yuma del festival y orientada a la música de club.

En julio de 2018, lanzó Losing It en su nuevo sello Catch & Release, en colaboración con el sello etcetc de Australia e Insomniac Music Group en los EE. UU. Su impacto fue inmediato.

Solo queríamos que Losing It transmitiera más que los lanzamientos anteriores de Fisher, dice el gerente general de Insomniac Music Group, Greg Mateo. Pero cuando una pista de tech-house sin apenas voces recibe más de 100 000 reproducciones al día, algo funciona.

Las principales discográficas vinieron a llamar. Tenías especializaciones que decían que eran los próximos Animals, dice el gerente del sello Insomniac Music Group, Joe Wiseman, haciendo referencia a la ruptura de Martin Garrix en 2013. El sello discográfico de Universal Music Groups, Astralwerks, ganó la guerra de Losing It y se incorporó para liderar su estrategia de radio en los EE. UU., mientras que Londons Good Company Records se encargó del impulso en el Reino Unido y Europa.

Levantamiento de verano

A las pocas semanas de su lanzamiento inicial, Losing It pasó de los círculos de tech-house a los sets de los DJs de primera línea Hardwell, Alison Wonderland y Tisto en Ultra Europe y Tomorrowland. Pero no solo los grandes nombres la tocaron: la canción alcanzó el número 1 en la tienda de descargas de DJ Beatport, donde reinó durante 21 semanas. Impulsado por su actuación en Ibiza, Losing It ingresó a Shazams Global Chart en agosto de 2018, donde continuó aumentando durante los siguientes 12 meses.

Ir a la corriente principal

Con Astralwerks y Good Company Records a sus espaldas, Losing It empezó, como dice Insomniacs Mateo, a calar en la cultura popular. El fundador de Good Company Records, Anton Partridge, dirigió la campaña cruzada en el Reino Unido, incluido el desafío viral de la bocina de aire en BBC Radio 1. La gente conocía la canción sin haber visto a Fisher en vivo, lo cual es muy raro en el mundo de la danza, agrega Mateo.

Con 140 millones de reproducciones de Spotify hasta la fecha, Losing It alcanzó el número 1 en la lista Billboards Dance Club Songs después de un ascenso de 17 semanas y obtuvo una nominación al Grammy 2019 a la Mejor Grabación Dance. Si bien no ganó, la nominación al Grammy fue una reivindicación para Team Fisher. Lo enviamos en agosto pasado como un Ave María, dice Mateo. Perdimos la cabeza cuando vimos que las nominaciones son tan diferentes de las otras canciones en esa categoría.

De hecho, la pista era diferente de muchos éxitos del mundo de la danza. Si bien el EDM maximalista popularizado por gente como Avicii, Skrillex y Swedish House Mafia gobernó la primera parte de la década, antes de que la música dance influenciada por el pop de artistas como Jack, Marshmello y The Chainsmokers llegara a prevalecer más tarde, Losing It representó el cambio de escenas de baile. lejos de los bangers del escenario principal que impulsaron el auge de EDM y hacia house, techno, tech-house y otros sonidos similares orientados a clubes. Al final de la década, el EDM continúa enfriándose, mientras que estos géneros clandestinos han llegado a gobernar la escena electrónica en clubes, festivales y servicios de transmisión.

Relacionado

Los 100 mejores momentos de la década de EDM

No escribo estas pistas para encabezar las listas, agrega Fisher. Los escribo para arrancarle la cabeza a la multitud. Todo después de eso es solo una gran bonificación antigua.

Fisher en Austin City Limits 2019. Dylan Villareal

La vida después de perderla

Losing It se mantuvo imparable en 2019, enjuagado y remezclado en todas partes, desde los gimnasios del vecindario hasta el escenario principal de Tomorrowland. Cerró este verano como la tercera pista de baile más shazameada en Ibiza, más de un año después de su lanzamiento.

Los conciertos de Fisher se han acelerado a su vez: subió al vasto escenario Sahara en Coachella 2019 y se encuentra entre los nombres en negrita en la alineación de Ultra Miami del próximo año. Su siguiente tema, el estridente y conmovedor tema de tech-house You Little Beauty, que Fisher produjo mucho antes de Losing It, pero tuvo que esperar para lanzarlo hasta que la muestra de canciones del éxito disco de 1980 de Loleatta Holloway, Love Sensation, también fue aprobada en el No. 1 en la lista de canciones de clubes de baile. Mientras tanto, Catch & Release respaldó a Martin Ikins Hooked como su primer fichaje que no es de Fisher.

Ahora tenemos muchas demostraciones en la misma línea, dice Wiseman de Insomniac Music Groups, pero nadie puede ir a un estudio con la esperanza de hacer el próximo Losing It.

Entonces, ¿cuánto tiempo puede Fisher imaginar jugando Losing It en sus sets? Para siempre, dice. El solo hecho de ver las reacciones de la gente cuando aparece esa pista, los rugidos siguen siendo tan grandes como cuando la dejé caer por primera vez.

Video: