Seleccionar página

Los Backstreet Boys han presentado una demanda de 75 millones de dólares contra Zomba Recording Corporation, la empresa matriz de Jive Records. La demanda, presentada ayer (25 de noviembre) en el Tribunal de Distrito de Nueva York, alega incumplimiento de contrato, interferencia intencional con el contrato, infracción de marca registrada y competencia desleal y busca anular todas las estipulaciones restantes del contrato de 1994 del grupo con Zomba.

Según la demanda, los Backstreet Boys en noviembre de 1999 revisaron su contrato de 1994 y se comprometieron a lanzar dos álbumes más para Zomba. A cambio de entregarlos a tiempo como parte de un cronograma predeterminado, el grupo recibiría múltiples pagos no retornables que servirían como adelantos contra regalías futuras. Entre estos se incluía un pago de $ 5 millones si el segundo álbum (el cuarto del grupo en general) se entregaba antes del 30 de abril de 2002 y contaba con la participación de los cinco miembros del grupo.

La demanda dice que las cosas salieron mal después del lanzamiento en noviembre de 2000 y la gira posterior en apoyo de Black and Blue, el primer álbum bajo el contrato revisado. Una vez que los Backstreet Boys estuvieron listos para comenzar a trabajar en su próximo lanzamiento, Zomba se negó a participar activamente en la selección de canciones o productores y rechazó, de mala fe, las sugerencias artísticas hechas por [el grupo].

En cambio, Zomba centró su atención en lanzar un álbum en solitario del miembro del grupo Nick Carter, lo que hizo imposible que [el grupo] entregara un cuarto álbum a Zomba antes del 30 de abril de 2002, o de otra manera. Debido a Zomba, Carter no pudo y no quiso participar en ninguno de los esfuerzos de producción o grabación [del grupo]. Debido a estos obstáculos insuperables, [el grupo] aún tiene que entregar a Zomba su cuarto álbum.

La demanda afirma que Zomba obligó a Carter a producir, lanzar y promocionar un álbum en solitario a expensas de su participación en la banda, haciendo imposible la gira lucrativa y negando el intento de los Backstreet Boys de cobrar el pago de $ 5 millones. Además, el grupo afirma que Zomba está usando ilegalmente la marca comercial Backstreet Boys para promover el registro de Carters. El set en cuestión, Now or Never, debutó a principios de este mes en el puesto 17 de The Nosotros 200 y ha vendido 106.000 copias en los EE. UU., según Nielsen SoundScan.

Estamos comprometidos con los Backstreet Boys y protegeremos a nuestro grupo de cualquiera o cualquier cosa que intente separarnos, dijo el grupo en un comunicado. Estamos decepcionados de que nuestro sello Jive Records haya intentado explotar irresponsablemente a nuestro grupo. Los cinco estamos escribiendo para nuestro nuevo CD y fijando fechas de conciertos para nuestra próxima gira mundial de verano. Billboard.com entiende que el grupo puede tocar en algunos espectáculos junto con ferias de EE. UU.

Un portavoz de Zomba dijo que la compañía no comenta sobre litigios pendientes.

Hasta la fecha, los tres álbumes de estudio Jive de Backstreet Boys han vendido 27,4 millones de unidades en los EE. UU., según Nielsen SoundScan.

Relacionado

El primer esposo de Britney Spears, Jason Alexander, acusado de acosarla en su boda

Explorar

Explorar

nick carter

Vea los últimos videos, gráficos y noticias

Vea los últimos videos, gráficos y noticias

Video: