Palacios_nazaríes

Clavos

Todo son clavos para este ataúd enorme.
Hace días que le primavera regresó,
he visto florecer capullos
acariciados por mis manos.

Ni los días de tormenta
ni las brasas que dejaste.
Acuarelas en colores tristes
perfiladas a carboncillo.

Es el humo el que te trae,
a tu olor, a ti a mis sueños.
Ese humo intenso delante del espejo,
con tu reflejo partido en pedazos.

Un clavo más para echar el cierre.
Uno más que lo constate, que lo certifique.
Tú, volando hacia el sur,
y yo, soñando aun despierto.

Tuve un día la sensación de haberte sacado,
y conocí en sus manos de nuevo
esta cruda verdad, cruda e incierta.
A ella le debo el descanso.

Tierra de reyes Nazaríes.
Ojos de gata despierta,
y un calor que aun me llena
cuando un clavo como éste se presenta.

Ahora ya nada de eso es importante

Todo lo que quiero que no sepas está escrito en una carta,
y la carta está enterrada en el centro de la Tierra.
Nunca quise hacerlo, pero todo lo que tengo es mi deseo de estar dentro de agujeros, y a la vez tocar el cielo con la punta de los dedos.

Y tendrás que venir a buscarme…
¿A dónde vas? ¿a dónde vas?
Toda la vida esperándote

Yo ya se que no eres alguien que provoque indiferencia, pero no tengo paciencia, y ahora mismo quiero estar en otra parte.
Ha caído ya el telón y no me queda munición,
solo una extraña sensación, de haber perdido el tiempo hurgando en tu cajón
y llamando tu atención.

Y tendrás que venir a buscarme…
¿A dónde vas? ¿a dónde vas?
Toda la vida esperándote

Debería estar ardiendo en el centro del incendio,
debería estar rodeado de seis leones hambrientos.
Debería ser el árbol que se parte con el rayo, que se envía desde el cielo.
Debería estar ardiendo, debería darme cuenta de lo que tengo delante.
Deberían remplazarme aunque fuera por un instante.
Debería haberte dicho que tengo ganas de matarte.
Debería tantas cosas… pero ahora ya nada de eso es importante.

Older Posts
Newer Posts