Lo relativo del tiempo

Qué relativo es todo, y el tiempo, mucho más. Qué fijación tienen los humanos con la medición de algo que para unos puede llegar a ser tan etéreo, y para otros tan insignificante. Pero caemos, caigo. Como ser vivo, mortal como el que más, y recuerdo que se cumplen cifras redondas. Hoy mismo, si la memoria no me engaña, me quité la pesada carga de la vergüenza, del miedo, y viéndote ocupada, desarmada, probé de tu boca el beso que hoy me mantiene “cuerdo”, atado a un mundo de sueños sobre el que fantaseé durante demasiado tiempo.

Un mes, sólo uno. Y casi parece que los acontecimientos estuvieron allí esperando su momento. Agazapados mientras nos preparábamos, mientras calentábamos la voz antes de salir a nuestro propio escenario.

¿Es mucho? ¿Es poco? Banalidades; sólo sé que hace más de un mes que “me obligaron” a besarte la mano, y justo uno desde que comencé a sentirme el Rey de este mundo, sin creer en realeza alguna. Sea cómo fuere… Gracias Maitetxu.

Deja tu conjetura…