Mi nuevo rincón

Mi nuevo rincón

Esta mañana desperté tranquilo. Mientras bostezaba reparé en un pequeño rincón de mi alcoba. No lo había visto nunca antes. Parecía haber descubierto que mis paredes no marcan el fin, sino lo desconocido, y aquel pequeño rincón en mi alcoba, recién descubierto, era prueba de ello.

Me calcé las zapatillas y di tres pasos hacia él. Me encontré a gusto, sorprendido por la sensación. La música sonaba allí muy diferente, invadía mi anterior espacio. Aun ignoro el motivo, pero me di cuenta de que sonreía. Que no me hacía falta disfrazarme de nada para sentirme como en casa.

Qué lindo es despertar y descubrir un nuevo rincón en tu alcoba. Ahora sólo espero que mañana siga ahí, para volver a él, sentarme tranquilo a sonreír, y arreglar el mundo en un par de pensamientos.

¿Te ha gustado?