Los suyos

Los suyos

¿Por que nada ni nadie llena este hueco? ¿Por qué todo termina tornándose mundano, vulgar y tedioso? ¿Por qué no encuentro en miles de labios la misma dulzura que en los suyos? ¿Es que a caso estoy destinado a vagar y penar por lo que perdí? ¿No seré capaz de hacer que en mi estómago vuelvan a volar mariposas?

Son muchas preguntas amiga mía, lo sé, y no pretendo que las respondas, puesto que yo mismo creo que no tienen respuesta. Simplemente hoy me encuentro arrinconado por mis dudas, por este martillear incesante que me recuerda una y otra vez que el cielo está ahí, que puede que hoy me secuestre.

Un beso, amiga mía.

¿Te ha gustado?